Eficiencia Energética en la Movilidad y Transporte Urbano

A raíz de la Jornada sobre Eficiencia Energética en la Movilidad y el Transporte Urbano celebrado en la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid, el 5 de febrero de 2014, aparecen varias ideas surgidas de las ponencias de los interventores que pueden tener su aplicación directa en los redactores de un Plan General.  El planeamiento urbano debe aunar todos los campos y realizar una sincronía de todos los temas que afectan al territorio. Dado que esta premisa es muy ambiciosa, mediante una buena recopilación de información se pueden detectar los problemas más acuciantes sobre el territorio y los que hay que impulsar para establecer una buena ordenación territorial.  Sin embargo, el tema de la movilidad no se ha tratado con cuidado en ciertas ciudades.  Desde que la vida se volvió más cómoda con la facilidad de acceder a un vehículo privado, las ciudades promueven carreteras y vías de comunicación a diestro y siniestro primando las conexiones frente a la adecuada planificación territorial.

Un dato sorprendente es que el área metropolitana de Madrid tiene una de las tasas más altas de kilómetros de autovías y autopistas por habitante de Europa, como se muestra en la siguiente tabla:

 

Esta circunstancia es debido a la política de movilidad sostenible llevada a cabo en distintas ciudades europeas.  Mientras que Londres optó por crear barrios y comercio a nivel local, Madrid ha optado por las grandes superficies comerciales y de ocio a las que hay que acudir en coche, mermando el histórico ultramarino que apoyaba el comercio a menor escala.  En lugar de una ciudad dispersa configurada mediante pequeños barrios autosuficientes, se ha tendido a la dispersión con núcleos conectados entre sí mediante grandes infraestructuras viarias.  La inversión y posterior mantenimiento que conlleva la política de movilidad madrileña ha llevado a un modelo insostenible de ciudad que adolece de un exceso de comunicaciones sin sentido en una época en que las grandes playas de ocio no prosperan debido al congelamiento del comercio.

Es un buen momento para recuperar esa planificación territorial, que el planeamiento promueva una movilidad sostenible que no dependa tanto del coche, y que esta previsión se realice antes de planificar el desarrollo urbano.

Esta entrada fue publicada en Desarrollo Territorial Sostenible, Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.
Add Comment Register

Deja un comentario